Una nueva vuelta del interminable ballet


Los clásicos
septiembre 27, 2007, 12:08 pm
Filed under: Leer(se)

Unos año antes de que Ernesto Cardenal participara en la Rebelión de Abril (y varios antes de que se hiciera monje), tradujo algunos epigramas de Catulo y Marcial. Los tradujo mientras trabajaba en los suyos, pero parece que se dedicó más a la traducción.

Tácitas editó en Chile las traducciones con el nombre Catulo/Marcial. Yo seleccioné algunos de Marcial, y aquí van:

¿Por qué me envías, Pola, estas rosas intactas?
Las hubiera preferido deshojadas por ti.

*

Sólo admiras a los antiguos, Vecerro,
y no alabas sino a los poetas muertos:
Perdona, Vecerro, pero no vale
tanto, tu elogio, para morirme.

*

Los que leéis macabras historias de Edipo y Tiestes,
y Cólquidas, y Escilas, y sólo cuentos de horror:
¿qué interés encontráis en el rapto de Hilas,
o en Partenópeo, o Atis, o el Durmiente Endimión,
o Hermafrodita indiferente el Agua enamorada?
¿por qué gozáis con viejas chismografías mitológicas?
Leed esto que la Vida puede reclamar como suyo.
Aquí no hay Centauros, ni Górgonas, ni Harpías.
Mi poesía está hecha de seres humanos.
¡Pero tú no quiere conocer la vida, Mamurra,
Ni conocerte a ti. Lee los Orígenes de Calímaco!

*

Te quejas, Velox, de que escriba epigramas largos.
Tú no escribes ninguno. Los tuyos son más cortos.

*

¿Por qué no te envío, Pontiliano, mis libros?
Para que tú no me envíes, Pontiliano, los tuyos.

*

“¿Cómo explico que los vivos no tengan fama
y pocos lectores amen su propio tiempo?”
Es ya costumbre tradicional de la envidia, Régulo:
preferir siempre los antiguos a los actuales.
Preguntamos por la sombría columnata de Pompeyo.
Los viejos suspiran por sus templos ruinosos.
Lees a Ennio, oh Roma, y ahí anda vivo el Virgilio;
sus contemporáneos se rieron de Homero;
pocas veces los teatros aplaudieron a Menandro;
a Ovidio solamente lo conoció su Corina.
Sin embargo, no tengáis prisa, mis libritos:
si la fama viene con la muerte, no me apresuro.
*

El libro que recitas, oh Fidentio, es mío,
pero por tu mala recitación ya es casi tuyo.

*

¿Preguntas, Lino, qué me renta mi villa de Nomenta?
Que no te veo a ti, Lino: eso me renta.

*

Recházame, Gala: el amor que no atormenta
aburre: pero, Gala, o me rechaces demasiado.

Acá hay un pdf con las traducciones que hizo José Guillén. Mucho más completa y menos popular que la de Cardenal.

Habría que leer más a los clásicos.


1 comentario so far
Deja un comentario




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: