Una nueva vuelta del interminable ballet


Contra los días y contra mi mismo
enero 22, 2009, 3:06 am
Filed under: Leer(se)
    

(Rollo 3. # 8, originalmente cargada por [Hav]).

Alfonso Alcalde está muerto. Murió en una pieza arrendada, colgando de un cinturón, con glaucoma y una depresión que ya tenía sus años. Eso fue el 92, cuando yo tenía 6 años y mis ánimos lectores estaban más bien orientados a los carteles de la calle, de preferencia los de carretera, y las etiquetas. 

Alfonso Alcalde está muerto, y ahora sus restos, así se dice: restos, están en el Cementerio Municipal de Tomé, frente al mar. Si alguna vez voy a Tomé, voy a cortar la hierba de su tumba. Por mientras, transcribo este poema:

 

Salmo de la porfía

Me cortarán las manos y seguiré escribiendo
a tiro fijo, atrincherado y menos digno.

Enviarán mis ojos no sé dónde y porfiadamente
seguiré escribiendo.

Sumergido en el fondo de los ríos
y en la misma soga del ahorcado seguiré escribiendo.

Decapitado y con las entrañas en otro sitio
también seguiré escribiendo.

Aprisionado en la piedra de donde nunca
debí nacer, seguiré escribiendo.

Golpeado y cincelado y puesto a gastar
contra los días y contra mi mismo
seguiré escribiendo.

Con mi cabeza como antorcha
y cavando mi propia tumba
seguiré escribiendo.

 

— Alfonso Alcalde, en Salmos Cotidianos


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: