Una nueva vuelta del interminable ballet


Santo Domingo 1391
marzo 9, 2009, 1:08 am
Filed under: Apuntar, Leer(se)
Silva Acevedo se terminó de ganar mi cariño con este poema de Monte de Venus (1979). “Muros leales” me parece una figura ahí nomás y “ardores postreros” me parece mal elegida, pero el cariño es así, qué se le va a hacer.

Estos muros

Estos muros
presenciaron las desnudeces de nuestra alegría
resistieron mis puñetazos de desesperación
y apagaron nuestros sollozos
Aquí nos refugiamos,
mi adorada sierva asustadiza
entre los muros leales de esta casa
blanda de lanas
calurosa como tu cuerpo
donde sostengo irresponsablemente
los ardores postreros de mi juventud.


1 comentario so far
Deja un comentario

No sé, siempre tengo una opinión negativa de la poesía, pero cuando leo el blog, me visión cambia…
Supongo que lo mio no es más que ignorancia, por lo cual paso por aquí, de vez en vez, para aprender un poco.
Abrazos querido.

Comentario por anarchisto




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: